LA PUBLICACION DIGITAL MADERA SOSTENIBLE SE HACE ECO DE NUESTRA NUEVA APUESTA.

Si no ve correctamente la noticia clique  aquí

 

PARQUETS NADAL, una de las empresas más importantes del panorama español de la fabricación y colocación de parquet, apuesta por dar al cliente un suelo de madera “a la carta”, con el toque personal deseado, tanto en colores como en acabado; un pavimento exclusivo, acompañado por un servicio postventa cercano y eficiente.

PARQUETS NADAL es también muy conocido por sus extraordinarias réplicas de suelos históricos, para restauraciones. Sin alejarse en exceso de la senda de la instalación, donde cuenta con una gran demanda y prestigio, esta compañía asentada en Lérida, con showroom en Barcelona, quiere siempre aportar valor añadido a lo que tiene y conoce. Dada la tendencia del mercado, ávido de acabados al aceite por su fácil aplicación y mantenimiento, ahora también lo ofrece.

Jaume Nadal, en el stand de PARQUETS NADAL en REBUILD 2018.

“Estamos muy bien preparados en cuanto a suministro de parquets personalizados y a medida”, apunta Jaume Nadal, quien ha informado a MADERA SOSTENIBLE de la adquisición de una línea de aplicación de aceite nueva, con un producto a base de ingredientes naturales, que llegará a sus instalaciones de forma inminente.

Para este nuevo reto escogen productos líderes en el mercado europeo, tanto en durabilidad como cuanto al respeto al medio ambiente, 100% libre de VOCs, esto es, libres de compuestos orgánicos volátiles.

Además, la firma catalana sigue potenciando todos los acabados, también personalizados, pero con aceite oxidativo, que desvelan un aspecto más natural al penetrar dentro de la madera, y permiten al cliente final realizar él mismo un sencillo mantenimiento, añade.

Para Jaume Nadal “el sector lleva años raro”. A su juicio, existe un mercado de parquets a precio bajo, que es donde entra todo el material sintético (vinilos y laminados) y donde bajo su criterio hay muchísima gente trabajando, y donde lo que se busca es básicamente precio. Frente a esto se sitúa el segmento de las empresas que apuestan por la madera. En la fabricación, la instalación y el mantenimiento. “Para entrar en obras dignas -dice Nadal- necesitamos más documentos que años de profesión tenemos, lo cual nos lleva muchísimo tiempo y, lógicamente, encarece los trabajos”, señala.

El suelo que lució el stand de Madera Constructiva en la feria REBUILD, donde estaban casi todas las empresas del sector, era de PARQUETS NADAL.

En todo caso, para Jaume Nadal se tiende a diferenciar cada vez más el alto nivel en el parquet, y ahí es donde su empresa se ha posicionado, frente a lo que él mismo denomina como un “todo vale”.

Por otra parte, lamenta que mientras a las empresas como la suya se les exigen tantos controles, estos sean prácticamente nulos en las obras pequeñas. Obras que por otro lado “vendrían muy bien a los parquetistas en su día a día”, pero en las que “no pueden competir, precisamente por precio”.

Jaume Nadal considera que “se debería exigir y pedir el mismo control a quien va a colocar un parquet en treinta metros de vivienda que el que se pide a la empresa que va a ponerlo en un gran chalé en la zona alta de Barcelona, donde se les pide llevar un equipamiento que no se demanda en el primer caso”.