Parquets Nadal presente en la Nit de la Fusta i Moble

 

El Gremio Madera y Mueble de Barcelona celebró el pasado 21 de octubre la noche social para todos los profesionales del mundo de la madera, el mueble y el hábitat. Además de las empresas del sector, el acto también contó con la presencia de Meritxell Serret, consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Catalunya.

Durante la velada también se dieron conocer los ganadores del concurso Anells de la Fusta. Parquets Nadal participó recordando su sustitución por una réplica fidedigna del parquet de pino melis centenario de la Casa Batlló de Barcelona. Este es el texto (en catalán) con el que presentamos nuestra candidatura al concurso:

En Parquets Nadal siempre hemos defendido que la madera es un material noble. La madera respira, está viva. No es sólo un elemento constructivo con función decorativa. Los pavimentos de madera poseen muchas virtudes. Entre ellas, la de ser testigo de la historia, formando parte de ella. Sería difícil imaginarse un gran salón señorial sin un suelo que estuviese a la altura. Casa Batlló es un gran ejemplo y desde Parquets Nadal nos complace haber podido sustituir el parquet centenario de un edificio emblemático que aguarda las historias y secretos de la familia forjada por Josep Batlló y Amàlia Godó a principios del pasado siglo.

EL ENCARGO

El encargo de substituir fidedigna 400 m2 de un parquet con unes características como el de la Casa Batlló fue recibido en Parquets Nadal como un autentico repto. En primer lugar, por la magnitud histórica y social que acompaña este edificio tan representativo y característico del modernismo arquitectónico de Barcelona encabezado por Antoni Gaudí. Segundo, por tratarse de un pavimento de madera de pino melis con más de cien años de historia que debía restaurarse de forma absolutamente fidedigna, ya que el conjunto arquitectónico que supone la Casa Batlló está considerado patrimonio mundial de la UNESCO.

No se contemplaba afrontar este encargo sin responder a unos principios básicos como son la máxima concentración, pulcritud y eficiencia que en Parquets Nadal, como empresa que ama la madera, tratamos de garantizar desde el encargo más sencillo hasta el de mayor magnitud. Una obra anterior nos avalaba, no era la primera vez que respondíamos a un encargo de características similares. El primer contacto entre una obra firmada por Antoni Gaudí y Parquets Nadal tuvo lugar el año 2010, cuando la Diputació de Barcelona que nos encargó la restauración del parquet en paneles del salón principal de la planta noble del Palau Güell.

Esta restauración del Palau Güell, consistió en la sustitución de varias piezas deterioradas –losetas o medias losetas, básicamente, por réplicas fidedignas previamente fabricadas en nuestras instalaciones de Arbeca, en este caso, en madera de roble– así como en la pulida, barnizado y puesta a punto de toda la planta noble. A diferencia del proyecto del Palau Güell, en Casa Batlló se requirió la sustitución total de los paneles de madera. Después de una primera visita de obra, en que se realizó un análisis exhaustivo de la situación del pavimento, se descartó la posibilidad de solamente pulir y barnizar, ya que la capa de uso de la madera, debido a anteriores pulidas y por el deterioro a lo largo de los años, estaba inservible para poder ser restaurada. Por lo tanto, se dictaminó que la opción más acertada sería la sustitución total del parquet.

Para abordar esta sustitución, el primer procedimiento fue la búsqueda de un proveedor que pudiese ofrecer lo que buscábamos. Valoramos mucho el concepto de proximidad, por la tipología de la obra i, así, poder trabajar con gente “de casa”. El producto que se necesitaba era pino melis centenario. No podía ser otro, recordemos que el conjunto arquitectónico de Casa Batlló está catalogado como patrimonio mundial.

Fue en Balsareny, un pequeño municipio de la comarca del Bages, donde nos proveyeron y adecuaron (quitar las piezas metálicas que pudiesen contener los tablones, entre otros Trabajos) la mayor parte de la madera que se necesitaba para que pudiésemos elaborar las réplicas en nuestras instalaciones de Arbeca. La madera reciclada procedía de antiguas fábricas, de bigas, de pontones…

Antes de continuar con la explicación del proceso llevado a cargo, es interesante hablar del concepto de reciclaje de la madera. Son muchas las posibilidades que la madera reciclada aporta, además, de la cuestión claramente beneficiosa y ecológica que supone darle una segunda vida. A parte de la sustitución de parquets históricos, como es el caso que nos ocupa con la obra de la Casa Batlló, la recuperación de madera antigua es toda una tendencia a nivel europeo que se está desarrollando bajo la etiqueta reclaimed lumber o reclaimed wood. Una dinámica que supone dar una segunda vida a la madera y dignificar, más si cabe, los pavimentos y revestimientos hechos con este material. En Parquets Nadal no hemos dado la espalda a esta tendencia y tenemos una muestra significativa de las posibilidades que ofrece la madera reciclada en nuestros showrooms de Barcelona y Arbeca.

Volviendo al proceso de sustitución del pavimento de la sala noble de la Casa Batlló, nos habíamos quedado en el punto de la compra del pino melis centenario. Una vez llegaron a nuestra fábrica de Arbeca los tablones previamente adecuados en Balsareny y posteriormente cortados en un aserradero, la siguiente fase consistió en la selección de las piezas válidas para la posterior elaboración de las losetas que, juntas, devendrían la réplica del parquet en paneles del pavimento. Esta fase del proceso se basó en la clasificación –guardando tota la madera con albura que no sería utilizada a posteriori-, el saneamiento y despiece del material.

El siguiente paso fue la elaboración y el mecanizado de las piezas seleccionadas para transformarlas en pequeños formatos que, en su entorno, irían constituyendo el diseño de las más de 1.600 losetas fabricadas, ensamblando las piezas para su posterior barnizado y acabado previo a la instalación. La fabricación de las losetas se hizo siguiendo con todo detalle las medidas de las ya instaladas en Casa Batlló buscando, siempre, conseguir una réplica el máximo de fidedigna posible respecto al parquet original

El machihembrado y acabado de las losetas se realizó todo en fábrica, en los talleres de Arbeca, de forma que las piezas quedaron listas para su instalación. De este modo se buscaba conseguir la máxima celeridad en la sustitución del parquet, un requerimiento de vital importancia para las características de esta obra, ya que Casa Batlló no cierra ni un solo día de los 365 del año. Este hecho implicó que el procedimiento de sustitución e instalación del parquet se realizase de forma gradual y en unos horarios poco habituales para que la afectación a la afluencia de visitas en Casa Batlló fuese la menor posible.

La metodología de instalación consistió en empezar por la extracción de algunas piezas viejas de la sala i sustituirlas por sus respectivas réplicas y, de este modo, de forma progresiva hasta finalizar toda la sustitución. Este Trabajo también se hizo extensivo a los rodapiés, aunque debido a su peculiaridad (chapado de roble), su sustitución no se realizó con madera reciclada. Finalmente, después de un elaborado y lento proceso de instalación –que incluyó, a posteriori, la restauración de la escalinata principal- el pavimento de madera de la planta noble de Casa Batlló fue totalmente sustituido por una réplica fidedigna elaborada en los talleres de Parquets Nadal.

Es importante remarcar una peculiaridad del nuevo parquet instalado: al haber sido fabricado de nuevo todo el producto, dimos vital importancia a potenciar la capa noble de las piezas machihembradas. A pesar de ser losetas de 22 mm de grueso, conseguimos una capa de uso de prácticamente 12 mm de grueso. Hecho que, a lo largo de los años, permitirá diversas restauraciones cuando estas se precisen. Un factor que no es muy habitual en todas las tarimas macizas, atendiendo que muchas tienen una capa de uso que solamente oscila entre los 6 y los 8 mm, una característica que limita su vida útil.

Este último detalle que destacamos es un ejemplo más del respeto por el oficio y la experiencia que supone los más de 35 años que llevamos trabajando en el sector. Parquets Nadal somos una empresa que, a pesar de tener su principal mercado en Barcelona, ha apostado desde siempre en ser un negocio de proximidad y con una estructura interna que se sustenta en una gran familia. Es decir, aun teniendo un showroom en Les Corts, la sede de la empresa está en Arbeca (Lleida) y la práctica totalidad de sus trabajadores, provienen de la misma localidad o municipios próximos.

A día de hoy, apostar por la proximidad es un valor con cierto riesgo debido a que los mercados son cada vez más globales, pero nosotros siempre hemos querido cuidar esta dinámica. Somos una entidad que colabora activamente en diferentes actividades y asociaciones de nuestro municipio. En Arbeca tenemos nuestra fábrica, que consta de. 4000 m2 de almacenes y talleres donde la artesanía y la innovación van de la mano; 1500 m2 de altillos para elaborar los acabados; 4000 m2 de patio exterior y parking; y 500 m2 de oficinas y showroom. Es aquí donde también almacenamos todo el material en stock –entre 30.000 y 50.000 m2– que nos permiten atender al cliente con cierta celeridad. De hecho, uno de los valores principales de los cuales Parquets Nadal puede presumir es el amplio abanico de soluciones que podemos ofrecer.

Convertimos ideas en realidades. Dicho de otra forma, transformamos el producto en crudo en un parquet escogido a la carta por el cliente o prescriptor. Formatos, tintes, acabados… Por inimaginable que pueda ser, lo intentaremos. Nunca nos hemos querido limitar a la compraventa de producto, si no que la creación, la especialización del producto y la instalación final del parquet son dos de los pilares en los cuales se sustenta nuestra empresa. A estos valores, ha de sumarse un trato personalizado con el cliente intentando cuidar todos los detalles. Todo esto, estando siempre atentos a las tendencias, así como generarlas con nuestras creaciones, tanto a nivel nacional como europeo.

Amar la madera y la cultura que la envuelve supone poder garantizar innovación, estar atento a las tendencias, pero también poder dar una respuesta adecuada cuando se nos plantea un encargo de magnitud como es el de restaurar de forma fidedigna un parquet con el valor histórico y social que tiene el de Casa Batlló. La armonía se obtiene entre el balance de ser valiente ante los retos del futuro, afrontando el presente con garantías y solvencia y respetando y recuperar el pasado cuando este necesite de la ayuda del presente. En Parquets Nadal intentamos acercarnos a esta armonía haciendo de la madera nuestra razón de ser como a empresa y como a entidad que nos promueve su uso y conservación.