Consejos para preservar el parquet y alargar su vida útil

Si bien los suelos de parquet son los grandes aliados de la decoración, requieren una serie de cuidados y tratamientos para mantener su aspecto a lo largo de los años. Uno de los primeros aspectos a tener en cuenta a la hora de preservar el parquet es que, este tipo de suelo, tiene muchos enemigos.

Hay que tener en cuenta que el parquet está hecho de madera lijada y barnizada por lo que, en función de las agresiones que sufra, el barniz puede llegar a desgastarse. Además, la madera es materia viva por lo que se modifica con el transcurso del tiempo y factores externos que puedan incidir, como la temperatura o la humedad. 

Por lo tanto, hay que tener un cuidado especial con este tipo de suelos. En primer lugar, el proceso de limpieza debe llevarse a cabo con los productos adecuados ya que sino estropearemos el parquet. Además, no podemos lavarlo en exceso ya que eso debilitará el barniz que funciona como capa protectora del parquet. 

Elementos dañinos

Como hemos dicho, existen muchos enemigos del parquet, factores externos que dañan nuestro suelo de madera. Por eso es necesario saber qué podemos hacer para preservar el parquet y protegerlo de cualquier elemento que pueda deteriorarlo. 

La humedad

Uno de los principales elementos que daña el parquet es la humedad ya que puede provocar levantamientos, abombamientos o que se pudran las tablillas que lo forman. Para hacer frente a la humedad, hay que limpiar el suelo de parquet solo con un trapo húmedo para atrapar el polvo de la superficie.

De la misma manera que la humedad, la temperatura del ambiente es también importante para preservar el parquet, por eso es esencial que se mantenga constante, sin cambios bruscos de temperatura. Por otro lado, si el parquet se moja hay que secarlo lo más rápido posible y evitar que el agua se filtre hacia el interior. 

El polvo

El polvo y la arenilla pueden erosionar el parquet, por lo que es recomendable tener una alfombrilla en la entrada de casa y así evitar la introducción de estas partículas. También es importante proteger las patas de las sillas y muebles y evitar sus arrastres.

Otro gesto que podemos hacer en el día a día para ayudar a preservar el parquet es descalzarnos cuando pisemos el parquet. Los tacones finos o zapatos mojados perjudican este tipo de suelos y provocan rayaduras y suciedad.

Los rayos del sol

Otro de los factores que puede dañar el pavimiento es el impacto directo de los rayos del sol sobre el parquet. Esto provoca la decoloración del pavimento, por eso es conveniente prevenir la exposición corriendo las cortinas en las horas de más concentración, como por ejemplo durante el mediodía. 

Importancia en los acabados

El barniz juega un papel muy importante en el mantenimiento del parquet ya que es el mejor acabado para este tipo de suelos. Esta aplicación es la más dura y resistente para un uso continuado ya que los aceites, aunque dan un aspecto más natural a la madera, resultan más delicados de mantener. De hecho, absorben con facilidad los fluidos y pueden provocar manchas difíciles de eliminar.

Por otro lado, la cera otorga un aspecto elegante, pero es tan poco resistente como el aceite. Así pues, si queremos conservar nuestro parquet el mayor tiempo posible, lo más recomendable es aplicar una capa de barniz.

Recuperar el parquet

Siempre y cuando el parquet no haya estado expuesto a situaciones extremadamente graves, como un incendio o una inundación, es posible recuperar el parquet a partir de un proceso de pulido y barnizado con al menos dos capas de parquet. 

En Parquets Nadal, con más de 30 años de experiencia en el sector, disponemos de todo tipo de suelos de madera de calidad. ¡Contacta con nosotros!