Mantenimiento de los suelos de madera: ¿cómo se limpia el parquet?

El parquet es un tipo de suelo que requiere una serie de cuidados para mantenerlo en perfectas condiciones. Por eso, la limpieza y el mantenimiento de parquets es una de las tareas más importantes de llevar a cabo ya que, sólo de esta manera, podremos preservar el suelo de madera. No obstante, ¿cómo se limpia el parquet? ¿Qué aspectos debemos tener en cuenta?

Cada pieza que compone un parquet es única. Sus tablas pueden ser de diferentes formatos, por lo tanto, la limpieza siempre dependerá de las características y propiedades de cada madera. Tendremos que prestar especial atención a la frecuencia de limpieza. Por norma general, solo necesitamos limpiar el parquet una vez por semana.

En esta línea, es fundamental no abusar del fregado ya que puede resultar contraproducente para la madera. Estamos hablando de un material vivo por lo que es muy sensible a factores externos. Además, con el transcurso del tiempo tiende a perder brillo y calidad, por lo que efectuar una limpieza a fondo y crear unos hábitos de limpieza es esencial para su correcta conservación. 

Protección del suelo

En primer lugar, es conveniente evitar el contacto del parquet con arena o piedras que se suelen transportar en la suela de los zapatos. Por ello, es conveniente colocar alfombras en la entrada de casa ya que, de esta manera, evitamos que lleguen al parquet. 

Por otro lado, podemos proteger las patas de las sillas y los muebles con fieltros. Tendremos que prestar especial atención a los muebles con ruedas. En este caso, las ruedas deberán ser de goma y de superficie llana y ancha.

También se recomienda proteger el suelo que esté en contacto con dichos muebles mediante una alfombra fina de PVC con el objetivo de proteger el parquet de la continua fricción de las ruedas, las cuales provocarían daños en la superficie y el desgaste del mismo suelo de madera. 

Tipos de limpieza: ¿cómo se limpia el parquet?

Para saber cómo se limpia el parquet debemos conocer los tipos de limpieza que hay. Es importante retirar la suciedad del día a día con una mopa, una escoba de cerdas muy suaves para no dañar la capa de barniz, o una aspiradora con un cepillo especial para parquet. De esta manera, evitaremos que la suciedad penetre en el suelo.

Por otro lado, una vez a la semana (o más si es un sitio público) se podrá limpiar con una bayeta humedecida, podemos añadir al agua jabones neutros especiales. Se tiene que evitar el exceso de agua, por lo que escurriremos bien la bayeta antes de fregar.

Para el correcto fregado se recomienda utilizar dos cubos, uno con agua y jabón neutro y otro con agua limpia para ir aclarando la suciedad. Primero mojaremos la fregona en el cubo que contiene jabón, la escurriremos y fregaremos el suelo. Aclararemos esa misma bayeta en el cubo que tenemos sólo con agua y así sucesivamente en todo el habitáculo. 

Sustituiremos el agua sucia de escurrido más a menudo, y la que contenga jabón, cuando se vea sucia. Con este sistema conseguiremos fregar casi siempre con agua limpia y jabón, y no con la propia agua sucia del escurrido anterior. 

Contra las manchas

Es fundamental quitar las manchas lo antes posible para evitar su penetración en la madera, ya sea o bien con un trapo o una gamuza humedecida. Para las manchas más resistentes, podemos usar productos como el alcohol o el aguarrás, probando siempre antes el efecto de estos productos en un lugar no visible de la vivienda. 

Importancia del mantenimiento

Si el suelo está dañado por el paso del tiempo o el arrastre de muebles o zapatos, se puede realizar un mantenimiento y re barnizarlo in situ o bien restaurarlo (pulir, lijar y masillar). Llegado este momento lo más adecuado es consultarlo con su instalador ya que el proceso lo debe realizar un profesional. 

En Parquets Nadal ofrecemos una selección de parquets de madera de calidad para crear espacios únicos. ¡Contáctanos!