¿Renovar parquet o restaurarlo? Aprende a diferenciar las señales

Con el paso del tiempo, el parquet de madera se queda sin brillo, pierde su color original y aparecen rayas y marcas por el uso y desgaste del suelo. Ante la pérdida de propiedades del suelo de madera, tendremos que decidir si renovar el parquet o restaurarlo. 

La restauración del parquet es el proceso de pulir o acuchillar con maquinaria especial para su posterior barnizado. Los golpes y rayas desaparecen y las juntas entre tablillas se tapan, por lo que la madera retoma su color original y el barniz vuelve a protegerlo y darle su brillo característico. De esta manera, el parquet queda como nuevo sin necesidad de renovarlo y comprar uno nuevo. 

Sin embargo, si el parquet se encuentra demasiado estropeado, hay que quitarlo y montar un parquet nuevo. Este proceso es bastante complejo ya que hay que preparar el suelo para la instalación y quitar el parquet.

También existe la posibilidad de poner el parquet nuevo encima del existente ya que así evitamos arrancar el parquet. El estado del parquet viejo tiene que ser correcto, sin partes levantadas o juntas muy abiertas. Además, si entra humedad y se filtra al suelo, el parquet más afectado será el que esté debajo, por lo que afectará al nuevo parquet de arriba. 

Renovar el parquet: pequeños trucos

Si el parquet no se ha visto afectado por una humedad extrema, por una inundación o por un incendio, hay una serie de trucos para mejorar el aspecto del parquet, aunque sea a corto plazo: 

  • Aplicar desengrasante: si el parquet tiene un aspecto muy viejo, podemos liberarlo de grasa y polvo con la aplicación de un desengrasante en toda la superficie. Hay que ir con cuidado a la hora de hacerlo para no rayar el suelo.

  • Papel de periódico o cartón: si el parquet se ha mojado, hay que secarlo rápidamente para que no se filtre a la parte interior, ya que se quedaría entre la madera y el suelo. El papel de periódico o el cartón serán de gran ayuda por su capacidad de absorción. 
  • Precaución con la arena, el polvo y el sol: la arena y el polvo pueden rayar o quemar el parquet, así que es importante que ninguna de estas sustancias esté presente en exceso en el pavimiento. Por otro lado, si le da el sol durante largos periodos, pierde mucho más rápido el color 
  • Acuchillar y lijar, una restauración completa 

    Acuchillar y lijar un parquet o tarima de madera no es sólo realizar una buena limpieza, se trata de una restauración profunda. El acuchillado incluye el lijado y barnizado de la superficie de la madera y, si no se realiza de forma regular, el barniz que protege la madera se irá desgastando provocando que la grasa y la humedad lleguen más rápidamente a la madera. 

    La técnica de acuchillar el parquet es un arte de los maestros ebanistas para renovar los suelos de parquet que se deterioraban con el tiempo y el uso. Actualmente, si queremos acuchillar un parquet, se debe hacer con profesionales del sector ya que se requiere de maquinaria moderna y conocimientos sobre las propiedades de los parquets. 

    El objetivo final es que el parquet logre un aspecto homogéneo, sin marcas, manchas o arañados. Los desniveles y bordes son difíciles de lijar y se utilizan unas lijadoras pequeñas de cinta o radiales mientras que los pequeños detalles se hacen a mano con cuchillas afiladas.

    El acuchillado solo se puede hacer en suelos de calidad, por eso en Parquets Nadal ofrecemos los pavimientos de madera de mayor resistencia y durabilidad. ¡No dudes en contactar con nosotros!